miércoles, 17 de octubre de 2012

Las saladas de Sástago y Bujaraloz

En Aragón tenemos muchos rincones de un valor ecológico incalculable que son perfectos desconocidos para el gran público. Incluso los que nos interesamos por la Naturaleza y el medio ambiente a veces nos encontramos con lugares sorprendentes que ni habíamos oído nombrar. A mí, por lo menos, me pasa...
Parece que los únicos humedales que había en esta región (perdón, Comunidad Autónoma, no se me soliviante nadie) eran las lagunas de Gallocanta y los galachos del Ebro. Luego empezamos a conocer que también hay una laguna fantástica en Sariñena, otra en Villarquemado... Quizás si todos los aragoneses supiésemos lo que tenemos en nuestra tierra lo cuidaríamos más y haríamos que nuestra Administración también lo cuidase. Pero esa es otra historia.
Volviendo al tema por el cual he comenzado a escribir, hace pocos días descubrí un lugar nuevo que tengo que visitar sin falta: las saladas de Sástago y Bujaraloz. Resulta que el servicio de prensa de la Diputación General de Aragón (DGA) publicó una noticia en la que informaba de que ésta y la Fundación La Caixa (a veces los gobiernos y los bancos nos sorprenden con cosas buenas...) están invirtiendo dinero en la restauración y promoción de estos humedales. Según las cifras proporcionadas por la DGA, la inversión realizada en 2011 ha sido de unos 25.000 euros y para 2012 se prevé una partida más de 42.000 euros para la restauración de lagunas saladas en Monegros y Ribera Baja del Ebro. No es mucho, pero menos da una piedra...
La inversión, en el caso concreto de las saladas de Sástago y Bujaraloz, tiene como objetivos mejorar la señalización de acceso y del propio espacio natural, así como regular el acceso al mismo para minimizar los impactos negativos que puedan tener las visitas. Para ello se han acondicionado dos recorridos en los entornos de las saladas de La Playa y El Pito, se ha colocado señalización interpretativa, de normativa y direccional en la carretera N-II y en varias comarcales del entorno, y se ha editado y distribuido un folleto divulgativo.
Si queréis saber más de las saladas de Bujaraloz y Sástago os recomiendo que sigáis este enlace: Las saladas de Sástago: Incalculable valor paisajístico, ecológico y patrimonial. Se trata de un artículo de Luis Serrano escrito en 2004 (la de años que he permanecido en la ignorancia, es para tirarme bien de las orejas), que explica muy bien qué son, cómo se formaron, el valor ecológico que tienen y hasta cómo se llaman sus primas... Muy completo, vamos.
Y después de esto, sólo falta ir y verlas "en persona". Si alguien ha estado por allí, le agradecería que insertase un comentario contándonos cómo le fue y qué es lo que no podemos perdernos si vamos. ¡Gracias!