lunes, 18 de febrero de 2013

El despropósito de recrecer el embalse de Yesa se ha convertido en un peligro para la población

Clarificadora imagen tomada del perfil de Facebook de la Asociación Río Aragón (https://www.facebook.com/rioaragon) donde se ve la magnitud del desastre que se está produciendo en Yesa. La montaña entera se está viniendo abajo. ¿Es para alarmarse o no? (Foto: Asociación Río Aragón)

Los que me seguís en las redes sociales y los que me conocéis en persona sabéis de sobra lo que opino de los embalses en la montaña: un negocio cojonudo para unos cuantos en tierra baja y una patada en el culo para los habitantes de los pueblos cuyas tierras o incluso cuyas casas acaban bajo las aguas. Ejemplos de esto que digo tenemos muchos en Aragón: Lanuza, Búbal, Mediano, el nunca comenzado Jánovas, el proyectado Biscarrués... y uno de los peores ejemplos, Yesa.
Cuando vas desde Jaca a ver alguna de las maravillas que alberga el Pirineo navarro más oriental, como el Monasterio de Leire o el Castillo de Javier, bordeas el embalse de Yesa* durante muchos kilómetros por una carretera infernal (el cuento de nunca acabar de la autovía Huesca-Pamplona sería para tratar en otro foro...). A tu paso, las casas espaldadas de los despoblados de Tiermas, Ruesta y Escó denuncian con silenciosos gritos la injusticia de un proyecto que comenzó durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera, allá por los años 20 del siglo pasado y que, lejos de haberse cerrado ya como vergonzoso capítulo de desarrollo poco sostenible, seguimos sufriendo con el despropósito del recrecimiento, que ha vuelto a la actualidad con el desalojo de 60 viviendas en el pueblo de Yesa debido al peligro de que se precipiten ladera abajo en dirección al embalse, ante un sospechoso silencio informativo en los grandes medios de comunicación.
No, no estoy exagerando ni haciendo demagogia: si estáis un poco al tanto de cómo han ido las obras del recrecimiento de Yesa, encaminadas según las administraciones y los regantes de las Cinco Villas a mejorar los regadíos en esa zona (objetivo que podría ser medio razonable, siempre que no se perjudicase a los habitantes de otros pueblos como Artieda: Yesano.com) y a llevar agua desde el Pirineo a Zaragoza (¿"trasvases no"? ¡Venga, hombre! ¿Y qué más?), sabríais que una de las laderas donde tendría que apoyarse la nueva cerrada del embalse es inestable y lleva años sufriendo derrumbes parciales.
¿Qué quiere decir esto? Pues muy sencillo: que la nueva presa recrecida se va a apoyar en un terreno que se está, literalmente, viniendo abajo. Esto supone que la presa de Yesa en la cota a la que se está intentando subir podría derrumbarse. Yo creo que es para estar MUY alarmado.
La ladera lleva cediendo desde que comenzaron las obras del recrecimiento y, tras la gran riada de octubre de 2012 (la que se llevó por delante algunas casas construidas en el cauce del río Aragón en Castiello de Jaca, clic aquí) y las intensas lluvias y nevadas que han caído durante enero y febrero de 2013, la situación se ha agravado y ha obligado a desalojar 60 viviendas de dos urbanizaciones del pueblo navarro de Yesa. Las imágenes de cómo están esas urbanizaciones, en las que se han abierto grandes simas, hablan por sí solas en un artículo de Noticias de Navarra (clic aquí). Y como es lógico, la población ya comienza a manifestarse ante un (ojalá no...) inminente peligro, como ha ocurrido en Sangüesa el pasado fin de semana (clic aquí).
Los especialistas ya predijeron el gravísimo peligro que se corría si comenzaban las obras y han seguido insistiendo en ello (clic aquí para leer las explicaciones del botánico Pedro Montserrat, por ejemplo) ya que la famosa ladera está constituida por margas, un terreno con poca estabilidad de por sí y que es totalmente normal que se desplace con el agua cuando se le elimina además toda su cubierta vegetal. Pero aparte de eso, y confiando en que al final todo se solucione de una forma u otra y no acabe ocurriendo una desgracia parecida a la que sucedió con la presa de Tous (clic aquí), la "gracieta" de haber vuelto a proyectar una obra sin ningún tipo de previsión vuelve a suponer un tremendo "estacazo" a nuestros bolsillos: el proyecto inicial de enero de 2001 se adjudicó por 113,5 millones de euros y ahora, 12 años después, ya vamos por 352 millones en los presupuestos generales del Estado en 2013... y subiendo, que la estabilización de los últimos derrumbes ha sido cifrada por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en otros 10 millones de euros.
Creo que la CHE debería empezar a dar muchas explicaciones y creo también que habría que empezar a buscar, en este caso de nuevo, quién ha sido el responsable de autorizar una obra que es un absoluto despropósito y que supone un gravísimo peligro para la población. La CHE ya se fue de rositas en Biescas con casi 100 muertos porque un camping estaba construido en el cono de deyección de un barranco, se irá de rositas previsiblemente después del desastre de Castiello de Jaca y, en mi opinión, no debería haber lugar para que se vuelva a librar de cualquier responsabilidad en el caso de Yesa... ¿O habrá que esperar a que la presa reviente y mueran algunos cientos de navarros para que el presidente de la CHE pida perdón y con eso quede todo arreglado? ¡Que empiezo a estar hasta la coronilla, por decirlo en plan fino, de tanto sinvergüenza en puestos públicos que arregla todo pidiendo perdón!

*Tenéis mucha información sobre el proyecto inicial de Yesa y el de su recrecimiento en la web Yesano.com. Os recomiendo perder 10 minutos, que merece la pena. También hay información sobre el desalojo de las viviendas de Yesa con motivo de los últimos desplazamientos de tierra en PirineoDigital.com (clic aquí y aquí). Y muchas gracias por la información que me han suministrado a los amigos de ECOTER (clic aquí) y de la Asociación Río Aragón (clic aquí).

Esta foto también es de la misma fuente que la primera, y aunque a este tamaño se ve un poco peor he querido incluirla también por el detalle de que indica el gasto que ha supuesto cada cosa en el recrecimiento (fallido hasta ahora) del embalse de Yesa. (Foto: Asociación Río Aragón)

Si os ha gustado este post podéis leer más sobre la misma temática en mi blog siguiendo las etiquetas que tenéis a continuación. Y si queréis seguir mi actividad en redes sociales me tenéis en JVenturaUnlimited (facebook) y AJoaquinV (twitter).