viernes, 10 de mayo de 2013

La dejadez de la administración y la oposición de agricultores y ganaderos ponen en grave peligro la recién recuperada laguna del Cañizar en Teruel

Esta foto es del mismo punto de la laguna del Cañizar este mes de mayo de 2013 (abajo) y en 2010 (arriba). La situación es realmente límite y no por falta de precipitaciones. (Foto: Cristian Pérez Granados. Tomada de Elnidoderafa.blogspot.com.es
Hace más o menos un año me enteré de la existencia de la laguna del Cañizar, situada entre los municipios turolenses de Cella y Villarquemado, la laguna interior de agua dulce más extenso de España. Me enteré porque los medios de comunicación empezaron a hablar de este lugar, que guarda una curiosa historia: en el siglo XVIII la laguna había tenido unas 1.200 hectáreas inundadas y entonces se decidió drenarla completamente porque se consideró foco de enfermedades. Durante más de dos siglos, allí no volvió a haber humedal. Pero a partir de 2004 se puso en marcha un proyecto de recuperación que comenzó con la cesión de tierras por parte de los ayuntamientos de estos dos pueblos y una pequeña proporción procedente de propietarios particulares y el cierre de la Acequia Madre, que drenaba el antiguo humedal. Así, se consiguió poco a poco devolver a la laguna del Cañizar parte de su pasado esplendor: 400 hectáreas inundadas en 2012 y miles de aves de 200 especies diferentes censadas, entre ellas más de 10.000 grullas.
Todo esto lo iba anunciando a bombo y platillo el Gobierno de Aragón (ya habéis visto la noticia que os acabo de enlazar) y el recuperado humedal aparecía en numerosos programas de televisión tanto autonómica (recuerdo un reportaje en Tempero, si la memoria no me falla) como nacional. El proyecto bien lo merecía, con una inversión de medio millón de euros y numerosas acciones coordinadas por la Fundación la Laguna del Cañizar: embarcaderos, motas, puntos de observación, caminos...

Las comunidades de regantes paran el proyecto
Pero... ¡ay! Lo que pretendía ser un foco de atracción turística y motor económico de la zona fue abandonado por las administraciones públicas que hasta entonces lo habían sustentado. Esto lo explica muy bien Sylvanus Kilet en este post de su blog: "De visita por la laguna del Cañizar (Teruel)". Kilet pinta un panorama desolador, el pasado mes de febrero: el aula de la naturaleza de la laguna, completamente vacía; el embarcadero, totalmente abandonado; y, lo peor, la laguna prácticamente seca, a pesar de haber tenido semanas de lluvias en toda el área. Y al hablar en el bar de Villarquemado con unos vecinos, éstos le cuentan su versión de los hechos: los que cedieron sus tierras, no han visto ni un euro como compensación y ahora ya no pueden cultivarlas; además, las aves que atrae la laguna se alimentan en los campos de los alrededores con el consiguiente perjuicio económico; además, la zona del humedal se ha infestado de jabalíes, que destrozan los cultivos circundantes; para acabarla de adornar, como ya no hay inversión pública todas las instalaciones que se construyeron están abandonadas y los turistas están dejando de acudir. Como consecuencia, ocurre lo que cuenta otro bloggero, Rafa Torralba, en este otro post, "Salvar la laguna del Cañizar": los regantes han decidido reabrir las tres acequias que drenaron el lugar hasta 2004 y desecarlo y han obtenido el permiso para hacerlo de la Confederación Hidrográfica del Ebro (¿por qué puñetas cada vez que hablo de un desastre de cualquier tipo relacionado con un cauce de agua en Aragón siempre sale a relucir la dichosa CHE?)... Si no se puede cultivar, al menos las aves y los jabalíes dejarán de dar por el saco. Porque, claro, el Gobierno aragonés con su proverbial rapidez y diligencia había dejado sin ninguna figura de protección a la laguna y los regantes tenían total libertad para hacer lo que mejor les pareciese, aunque significara arruinar un espacio de enorme riqueza natural y tirar a la basura medio millón de euros invertidos....

La Fundación la Laguna del Cañizar explica la realidad de la situación
No me lo puedo creer, conforme voy recopilando información estoy cada vez más descolocado, hasta que por pura casualidad y a través de un contacto en Twitter, Eduardo Viñuales, consigo llegar hasta José Carlos Rubio, director de la Fundación la Laguna del Cañizar, que me cuenta una versión muy distinta a la que le contaron al bueno de Sylvanus en el bar de Villarquemado. José Carlos, además de ser el director de la fundación nació en Torremocha y vive en Calamocha, localidades ambas cercanas a la laguna. Lo digo para que quede claro que no defiende su posición desde un despacho de Zaragoza, sino que conoce perfectamente la situación y la vive, sobre el terreno.
Para empezar, me explica que la mayor parte de las parcelas que se han ido cediendo para ser inundadas eran de propiedad municipal, aproximadamente mitad de Villarquemado y mitad de Cella y eran campos abandonados desde hacía muchos años o choperas de escasa rentabilidad... y no se ha inundado ningún campo cultivado de propiedad privada.
Por otra parte, señala al presidente de la CHE como principal responsable de lo que está ocurriendo en este momento (la desecación intencionada del humedal) por ceder a las presiones de las comunidades de regantes que dependen de las acequias que salen de la laguna. José Carlos me asegura que se está perdiendo una gran oportunidad para los agricultores, ya que en la laguna tienen un embalse de dos hectómetros cúbicos para almacenar agua para las temporadas de riego que no había costado un céntimo, pero no quieren verlo ni aprovecharlo. También comenta que desde que los regantes comenzaron a protestar, las inversiones han dejado de llegar: hasta 2012 habían entrado en el proyecto a lo largo de varios años medio millón de euros, la mayor parte procedente de la CHE, unos 100.000 euros de la obra social de Ibercaja (que también ha dejado de invertir) y cantidades menores de ayuntamientos, comarca, Ministerio de Agricultura...
Además, los mosquitos (de los que también se quejan en los pueblos) son mucho más abundantes en las acequias que en la propia laguna, ya que en esta última hay muchos depredadores insectívoros que hacen que baje su población. Y esto último lo comprobaron con un estudio de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza dirigido por Javier Lucientes. Puedo certificar, porque lo conozco y me dio clase cuando estudié para veterinario, que Javier es una de las mayores autoridades mundiales en cuestión de mosquitos e insectos similares, y de las enfermedades que transmiten. Lo que diga Lucientes va a misa, os lo aseguro. 

Y entre unos y otros... la laguna está prácticamente seca a día de hoy
Y en esta lamentable situación estamos, de la cual me he enterado este mismo martes 7 de mayo a través de una petición para recoger firmas (aquí la tenéis, yo ya he firmado) solicitando al Ministerio de Agricultura (creo que hay un "Medio Ambiente" en alguna parte de su florido nombre) y al Gobierno de Aragón que se pongan YA manos a la obra para gestionar adecuadamente el lugar y recuperar cuanto antes la situación previa al verano de 2012, cuando se abrieron las acequias. También se solicita una figura de protección adecuada para el humedal y que el proceso de recuperación reciba los apoyos necesarios. Ha sido esta petición, iniciada por Cristian Pérez Granados, investigador de la Universidad de Alicante, y Eva Serrano Davies, de la Universidad de Castilla La Mancha, la que me ha puesto sobre la pista del tema y me ha llevado a escribir este post.
Sólo me queda terminar con una frase de José Carlos, el director de la fundación que lucha desde hace casi dos décadas por recuperar la laguna. Yo soy de natural pesimista ("cenizo", decimos en Aragón), pero él me ha asegurado que es optimista y que está seguro de que van a conseguir sacar el proyecto adelante: "Ver volar nueve mil grullas sobre tu cabeza es algo espectacular". Ojalá lo consiga, con mi pobre ayuda y toda la que puedan conseguir. ¡Ánimo, amigo José Carlos!

Espero que podamos ver pronto de nuevo la laguna como en esta fotografía, de una noticia del servicio de prensa de la Diputación General de Aragón de mayo 2012. Lo contrario sería un absoluto desastre. (Foto: prensa DGA)
Si os ha gustado este post, tenéis otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si os gusta el blog os podéis suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).