lunes, 6 de mayo de 2013

Utiliza bien tu ordenador y ahorra energía

Si vas a estar sin trabajar con el ordenador durante 30 minutos o más, apágalo. Ahorrarás energía y, claro, dinero. (Foto: Smh.com.au)
Hace unos días me llegó una nota del servicio de prensa de la Diputación General de Aragón sobre una campaña de buenas prácticas medioambientales que se va a poner en marcha en la administración aragonesa. Aparte de que me parece muy bien que se hagan estas cosas en la administración pública, ya que soy de la opinión de que es la que tiene que empezar a dar ejemplo en asuntos medioambientales, escribo este post porque os quiero transmitir una serie de datos que contenía la noticia para que los tengáis muy en cuenta y veáis que podéis ayudar a conservar los recursos naturales y proteger la naturaleza sin levantar el culo (con perdón...) de vuestra silla de oficina.
Para empezar, ¿sabéis cuál es el equivalente en CO2 que supone mantener el ordenador encendido continuamente? ¡Más de medio kilogramo al día, es decir, 200 kg al año! Esto es la cantidad de dióxido de carbono que produciría un Toyota Prius (he escogido el coche menos contaminante, según san Google...) haciendo tres veces el viaje de ida y vuelta de Zaragoza a Madrid... ¿No está mal, eh? Esto ocurre porque aunque el ordenador se ponga en modo de espera, sigue gastando aproximadamente el 15% de la energía que necesita cuando estamos trabajando con él.
La campaña de buenas prácticas puesta en marcha por la DGA aconseja, en el caso de los ordenadores, apagar la pantalla (del todo, con "el dedito", como nos decía Vicente del Bosque...) en lugar de programar el modo reposo si vamos a estar al menos 10 minutos sin utilizar el equipo. Yo ya lo estoy haciendo de forma habitual en mi trabajo: cada vez que tengo una reunión o si salgo a tomar un café a media mañana, la pantalla se queda apagada.
Y lo mejor es apagar el ordenador si vais a estar sin usarlo durante 30 minutos o más. ¿Apagáis el ordenador del trabajo cuando os vais a comer? ¿Y por qué no? ¿Se queda un duendecillo currando por vosotros o qué...? Además, podéis ajustar el tiempo que tarda el ordenador en entrar en reposo y el brillo de la pantalla a nivel medio. Entre todas estas prácticas, podemos ahorrar entre un 15 y un 20% de la energía eléctrica que gasta nuestro equipo... Menos CO2 a la atmósfera y una factura eléctrica más barata, tanto en la oficina como en nuestras casas. Merece la pena, ¿verdad?
Para terminar, hagamos juntos una reflexión: los ordenadores y tablets son electrodomésticos, como la lavadora, la tostadora o el microondas... ¿A alguno de nosotros se nos ocurriría dejar enchufada la batidora todo el día esperando a que fuese la hora de hacer la mahonesa? ¿A que no? Pues eso...

Si os ha gustado este post, tenéis otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si os gusta el blog os podéis suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).