viernes, 30 de agosto de 2013

¿Son compatibles la protección del medio ambiente y el desarrollo rural?

Acantilados entre las playas de Arnao y Peñarronda, en la reserva de la biosfera del río Eo, Oscos y Terras de Burón, en el Occidente de Asturias, un auténtico paraíso natural.
Otra semana que el post del lunes sale en viernes... y es que estar de vacaciones tiene estas cosas. Precisamente este post lo puedo escribir por eso, por haber estado de vacaciones nada más y nada menos que en la reserva de la biosfera del río Eo, Oscos y Terras de Burón, en el Occidente de Asturias.
He estado disfrutando de un alojamiento rural precioso (Apartamentos Lagunas) del concejo de Castropol en un entorno idílico: verde por todas partes, vacas, casitas perdidas entre los prados y campos de maíz, playas y acantilados fantásticos... y tranquilidad, muchísima tranquilidad. Por la noche, a pesar de estar a escasos 20 metros de una carretera, no se escuchaba ni un ruido. Quizás el mujido de una vaca, nada más. Evidentemente, el lugar perfecto para mí y una auténtica pesadilla para un urbanita.
El hecho de estar dentro de una reserva de la biosfera y, además, un parque natural, supone poder encontrar estos pequeños paraísos. Pero también supone un serio problema para los que tienen que vivir en ellos todo el año. Me explico: el hecho de que existan gran cantidad de limitaciones a la construcción de casas nuevas, a la apertura de nuevos negocios incluidos alojamientos para el turismo o a la puesta en marcha de pequeñas industrias hace que en realidad no haya demasiadas opciones de trabajo para los residentes. Fernando, el propietario de los apartamentos donde he estado, un tipo majísimo y un modelo a seguir por lo que a mí respecta, se lamentaba de todo esto: comentaba que de acuerdo, el entorno y su riqueza natural era lo que atraía al turismo, pero que cualquier iniciativa de desarrollo de la zona estaba tan encorsertada que era muy complicado poner en marcha incluso un alojamiento rural como el suyo...
Pequeña laguna de agua dulce en las cercanías de la playa de Arnao, con un gran parque con merenderos al lado... Paradisiaco.
Y esa conversación es lo que me ha hecho escribir esto que estáis leyendo. Me conocéis de sobra y sabéis que soy defensor acérrimo de la naturaleza pero, ¿hasta qué punto deben entrar en conflicto la conservación del medio ambiente y el desarrollo económico de la población local? Y fijaos que digo "población local": en absoluto me refiero a que la actividad económica se desmadre como ocurre, por ejemplo, en las estaciones de esquí, que atraen gran cantidad de turistas y trabajadores temporales tipo plaga de langosta, sino a los que han nacido en la zona y dependen de los negocios que puedan prosperar en ella para no emigrar. Pensaba que mis ideas estaban muy claras, pero la conversación con Fernando de la semana pasada, que me ha traído a la memoria una conversación parecida de hace unos 15 años con mi amigo José Antonio, de Bisaurri (un pueblecito del valle de Benasque), me ha vuelto a generar muchas dudas... ¿No existe un punto de equilibrio que permita conservar el medio natural y además que los residentes puedan aspirar a la misma prosperidad a la que se aspira en otros lugares? ¿No hay una forma de que el entorno se mantenga y los paisanos tengan forma de seguir viviendo donde nacieron? Creo que hasta ahora, en España al menos, no lo hemos encontrado y urge hacerlo para que Fernando y José Antonio y otros muchos puedan seguir viviendo de su trabajo en su pueblo, los turistas podamos disfrutar de los lugares fantásticos donde residen y el medio ambiente no se resienta.
Cierro el post con una foto de la playa de Peñarronda en bajamar. Otro rincón precioso y muy tranquilo, a pesar de tener un camping y un restaurante y algún que otro chalé cerca. Pero sin comparación con las atestadas playas del Mediterráneo y sus horribles bloques de apartamentos y megahoteles.


Si os ha gustado este post, tenéis otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si os gusta el blog os podéis suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).