viernes, 16 de octubre de 2015

Los parques naturales de Posets-Maladeta y de Los Valles Occidentales consiguen la Carta Europea de Turismo Sostenible


Espectaculares las vistas desde el sendero que une el llano de La Besurta y el Forau d'Aigualluts, con los glaciares del macizo del Aneto presidiendo el paisaje.

Aprovechando el puente del Pilar he pasado un par de noches en el hotel del Hospital de Benasque, en pleno parque natural de Posets-Maladeta, y nada más regresar me topo con la noticia de que un proceso que comenzó hace dos años ha culminado con éxito: los parques naturales de Poset-Maladeta y Los Valles Occidentales han recibido la Carta Europea de Turismo Sostenible (CETS). Este título, que otorga la Federación Europarc, certifica la promoción y conservación de los espacios naturales europeos.
Así, Los Valles Occidentales y Posets-Maladeta se convierten en los primeros espacios naturales protegidos de Aragón en recibir esta distinción, que actualmente ostentan 107 espacios naturales de toda Europa. En el caso de Posets-Maladeta, esta nueva distinción se suma a la de la “Q” de Calidad. Es una pena que en el referéndum que tuvo lugar en 2013 entre los vecinos de Benasque ganase el “no” a convertir este parque natural en el segundo parque nacional de la geografía aragonesa, tras Ordesa y Monte Perdido. 
El Forau d'Aigualluts es sobrecogedor por sus dimensiones y por su belleza. Ahí tenemos el nacimiento del río Garona, que desaparece en el fondo del la enorme cavidad para reaparecer en Francia, camino del océano Atlántico.

¿Qué va a significar la Carta Europea para Posets-Maladeta y Los Valles Occidentales?

Para cumplir con los principios que se establecen en la Carta Europea se van a poner en marcha hasta 130 actuaciones en los dos parques naturales hasta el año 2020.
Este programa incluye promoción del patrimonio cultural (etnografía, arquitectura, costumbres, gastronomía, ganadería); desestacionalización de la demanda turística (“otoñadas”, avistamiento de fauna, astronomía, geología…); mejoras en las infraestructuras de uso público, como los senderos; creación de paquetes turísticos basados en los recursos naturales y culturales; o promoción de productos agroalimentarios locales, entre otras. Es decir, se van a potenciar los recursos naturales y el atractivo de las tradiciones montañesas como base para atraer a un turismo de calidad durante todo el año. ¡Por fin se termina el “monocultivo de la nieve” y se buscan otras alternativas que permitan a la población mantener su actividad laboral durante los 12 meses!
Creo que si se hace todo lo que se ha planificado en el programa de actuaciones, los dos extremos del Pirineo aragonés van a verse enormemente beneficiados: los vecinos de La Jacetania más occidental y La Ribagorza van a tener muchas más posibilidades de desarrollo económico en sus pueblos. Ya sé que a veces me repito con esto, pero este tipo de acciones es fundamental para vertebrar de verdad el territorio, mucho más que crear una megaestación de esquí destrozando parajes naturales de gran valor o que hacer pasar el AVE por debajo de Monte Perdido. Darle a la gente posibilidades reales de vivir en su pueblo sí es hacer las cosas bien.
Y aquí estoy yo, más feliz que un tocino suelto, con el llano d'Están detrás de mí. Al fondo, se adivina el Posets.
Si os ha gustado este post, tenéis otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si os gusta el blog os podéis suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).