lunes, 11 de julio de 2016

Una nueva subpoblación de zapatito de dama descubierta en Ordesa da nueva esperanza a su plan de conservación

El zapatito de dama (Cypripedium calceolus) es una de las orquídeas más bonitas de las que crecen en la geografía aragonesa
Ejemplar de Cypripedium calceolus.

El zapatito de dama (Cypripedium calceolus) es una de las orquídeas más bonitas de las que crecen en la geografía aragonesa. Su periodo de floración, que suele extenderse entre mayo y principios de julio, concluye un año más y solo unos cuantos afortunados habrán podido visitar las zonas donde se muestra con todo su esplendor, en el valle de Tena y el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, bajo la atenta mirada de los APN del Gobierno de Aragón.
Las seis colonias que hay en Aragón se mantienen estables e incluso crecen ligeramente gracias a las actuaciones del plan de recuperación que protege esta planta. Además, una nueva subpoblación ha sido localizada en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido con más de cien individuos, de los que 10 son pies no vegetativos (es decir, que florecen). Este hallazgo aporta nuevas esperanzas de recuperar la población de C. calceolus y que deje de estar en peligro crítico de extinción. De las 11 poblaciones de zapatito de dama que hay en todo el territorio español, seis están en Aragón.
En los montes de Sallent de Gállego (Huesca) el plan de recuperación está consiguiendo resultados muy satisfactorios que permiten compatibilizar la protección estricta de la planta con una cifra de casi 2.000 visitas anuales. El buen estado de conservación de esta colonia, la mayor de todas, la hace muy atractiva para el turismo de naturaleza. No obstante, a pesar de que la citada población es grande y crece ligeramente, el nivel de carga de visitantes podría suponer una amenaza para su mantenimiento y los servicios técnicos de la Dirección General de Sostenibilidad ya plantean la posibilidad de buscar nuevas fórmulas para regular el acceso de personas.
Otros trabajos que se han venido acometiendo para garantizar la conservación de la orquídea han sido, por ejemplo, el vallado de poblaciones sensibles al pisoteo o a la acción de animales herbívoros, los experimentos de germinación in situ con más de 200 000 semillas embolsadas, los recuentos periódicos y una investigación científica que ayuda a realizar diagnósticos acertados para la gestión de la flora amenazada.
Los que estéis interesados en conocer más cosas acerca de C. calceolus, podéis consultar esta documentación:
Si os ha gustado este post, tenéis otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si os gusta el blog os podéis suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).